Skip to main content

El principito y el nativo digital

Sé bien que mencionar que Le Petit Prince (El Principito) fue publicado un 6 de abril —mi fecha de cumpleaños— no es ningún mérito, pero en algún momento tenía que mencionárselos queridos lectores, pues más que un toque de ego es una fecha que con los años se va haciendo más o menos importante (dependiendo del punto de vista). Pues bien, el libro de Antoine de Saint-Exupéry es uno de mis favoritos, aunque puede ser fácilmente subestimado por su título infantil, puede convertirse en el favorito de muchos.

La siguiente imagen desde luego que no pertenece al libro, ni a su autor, pero sí me recuerda la simple honestidad con que El Principito describía cada mundo e interactuaba con sus adultos personajes. Les comparto:

734659_572517086109625_835244742_n

3 historias que no son historias

Tres historias que no son historias sino tweets, pero pretendamos por un momento que tienen sentido y así todos seremos felices —en especial yo—.

Causalidad

  • Te odio y te quiero, como se odian las despedidas, como en dicha ironía se cuentan las horas, los minutos esperando que te aparezcas ahora. 
  • Te digo y te recuerdo, que desde que te he conocido que ya no he sido el mismo, porque si antes era mio, del universo. Ahora soy todo tuyo.
  • Te olvido y te dejo, como se olvidan los dolores y se deja el pasado, como dicen los rumores que si uno no suelta, no regresarán a tu lado.
  • Te quiero y te quiero, como se respeta a la madre y se protege a la hermana, como se ama con pasión al amante. 
  • Te suspiro y te suelto, como se dejan ir los sueños que libres se acojen en cielos, hasta que en lluvia fresca a mi rostro retornen.
  • Te miro y me pierdo, como se pierde la luz en el negro, como se pierde uno en el desierto, incierto por la sed, incierto por un beso. 
  • Te pienso y lo digo, lo mando por versos, por tuits o por textos, pero te clamo en mis suspiros y en mis adentros te llamo.
  • Te sueño y te vivo. 

Leer más

The spots / eróticos

Quizás no lo hayan notado o quizás sí —en realidad no lo sé—. Pero hay una sección de este sitio dónde recomiendo enlaces; sitios de Internet que me llaman la atención para ser compartidos pero que no quiero se olviden en lo efímero de twitter.

En particular ciertos tumblr —esta especie de red social combinada con blog— que me encantan visitar por su contenido erótico y sexual, más allá del porno, más allá de la clásica imagen de la identidad sexual; son un espacio de enriquecedor sentido y arte por las finuras del cuerpo para reencontrarnos con el placer. Porque incluso el placer y algunas preferencias sexuales como la homosexual se han convertido —a mi parecer— en un cliché.

Estos “blogs”, me hacen el día; pues al final también soy —somos— un ser sexual. Y no por ver prácticas ajenas a nuestros gustos nos vamos a pervertir ni mucho más. Todo lo que encuentro en ellos, lo considero un compendio de diversidad que admiro y del cuál aprendo —y mucho—.

Leer más

Mi próxima vida

“En mi próxima vida quiero vivírla al revés.

La vida comenzaría contigo muerto y sin preocupaciones por ello. Después despiertas en un retiro de ancianos sintiéndote cada día un poco mejor. Un día te echan a la calle por ser demasiado saludable para estar ahí, cobras tu pensión y empiezas a trabajar, te dan un reloj de oro y te hacen una fiesta en tu primer día de trabajo. Trabajas durante 40 años hasta que te has vuelto lo suficientemente joven para disfrutar tu jubilación. Te vas de fiesta en fiesta, bebes alcohol y te vuelves tan promiscuo como cualquiera. Ahora estas listo para la escuela, vas a la primaria y te vuelves un niño, juegas. Sin ninguna responsabilidad te vuelves un bebé recién nacido. Y pasas tus últimos nueve meses de vida flotando en un spa de lujo con calefacción integrada y servicio al cuarto, cada día hay más espacio en la habitación y entonces ¡Sucede! tu vida termina con un maravilloso orgasmo.”

 — Woody Allen

 

 

Texto original: http://www.goodreads.com/quotes/show/110186