Consejos para mujeres #1

Olvídate del pasado.

Lo que paso “ya paso”, no puedes cambiarlo, yo no puedo cambiarlo, nadie puede cambiarlo, no desgastes tus energías en recordar y devolver tu memoria a cosas que te afecten. Hay varias personas ansiosas por vivir contigo el presente, no les dejes solas.

Si te lastimaron perdona, si te insultaron olvida, nadie más carga con esos recuerdos y su dolor – solo tu -. No te lastimes con tan tremendo peso. Respira profundo, escribe, platícalo, dibuja o haz lo que tengas que hacer para dejarlo ir.

Continue reading

Los límites del amor

Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy

Muchos años han pasado desde que el libro Los límites del amor de Walter Riso formó parte de mi vida, en aquel entonces estuve de acuerdo y obré en base a sus enseñanzas. No sabría describirte con precisión como es que el tiempo cubrió algunas de sus enseñanzas como si de polvo se tratase. Hoy lo recuerdo y recurro a él para nuevamente conducirme sobre lo que prudente y sano es —hablando de amor—.

Son lindos los detalles por alguien, puede llegar a ser heroicos los sacrificios, bellas las palabras, las acciones y la entrega siempre que uno no pierda su propio camino por seguir los pasos de alguien más.

Los límites del amor no limitan al amor, el amor es y será maravilloso siempre y cuando no lastime a su portador. El amor enfocado siempre será más significativo que un amor desmesurado, el amor dedicado será recordado, el amor correspondido será el más grande que ha existido.

Comparto este cuento llamado El príncipe desencantado incluído en el libro:

Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos; joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.

Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, le dijo:

—Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de amor: estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia, y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote.

La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar y le dijo al joven plebeyo:

—Tendrás tu oportunidad: si pasas la prueba, me desposarás.

Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando, la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena. Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos.

Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.

Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca alcanzó al joven plebeyo y le preguntó:

—¿Qué fue lo te que ocurrió?, estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdiste esa oportunidad? ¿Por qué te retiraste?”.

Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, el joven plebeyo contestó en voz baja:

—No me ahorró ni un día de sufrimiento, ni siquiera una hora. No merecía mi amor.


Referencias:

El sueño de Gattaca

Gattaca es por mucho una de mis películas favoritas por su profundo y emblemático mensaje de superación. En Gattaca nos encontraremos con una sociedad dónde la genética nos permite diseñar seres humanos perfectos, carentes de enfermedades congénitas, defectos y predisposiciones genéticas.

Al momento mismo del nacimiento de Vincent (Ethan_Hawke) – el personaje protagonista de la historia – ya se sabía cuales eran sus enfermedades y por cuál de ellas moriría.

Continue reading

Imperfecto, justo como debo ser.

Algo dentro siempre me ha inspirado a ser mejor, ir en busca de una meta más grande siempre que logro la cumbre de la anterior. Aprendí que el éxito es instantáneo, es efímero y que en realidad la meta no es lo más importante; sino el camino, el recorrido en sí es la vida.

El camino; representa el riesgo y el empuje, las caídas y la voluntad de seguir aunque duela, representa el esfuerzo y el amor por lo que se hace, la perdida del rumbo y la determinación de caminar aunque no se tenga certeza ni seguridad.

Continue reading

Generar crisis.

Hace algunos años en unas conferencias de liderazgo llamo mi atención de sobremanera Mayra Ortega, directora de Lucas 5 quién impartía un tema muy interesante; “Generar crisis“. De inicio mi reacción fue completamente de oposición ante sus palabras, pues se encuentra en contra de mis principios, me quede a escuchar más detalladamente los puntos que sostenía.

Continue reading

El miedo

El miedo, no es más que la reacción natural de las personas cuando llegan a cierto límite en sus creencias, es como llegar hasta ese punto de la calle y a partir de ahí en adelante; se encuentra  lo desconocido.

Las personas vivimos con el aprendizaje heredado de nuestros padres, religión, escuela, sociedad, etc. Se nos enseñó de ética y de moral, lo que es correcto e incorrecto, nos amaestrearon cual cachorros con castigos y premios.

Pocas veces nos enseñaron a ser críticos, buscar nuestras propias respuestas a prueba y error, pues muchas veces dichas búsquedas involucraban desarmar o romper algo, no se nos enseño a cuestionar a la autoridad (pues los padres son figuras de autoridad a fin de cuentas). Así que, cuando el sacerdote, la maestra o la tía decían que algo estaba mal, pues estaba mal.

Continue reading

El circo de la mariposa

¿Recuerdan a Nick Vujicic?, ahhh este gran hombre, del que escribí  en un pasado artículo, en realidad muy poco para darle espacio en a dos de sus vídeos. Pues hoy una amiga descubrió que hizo un cortometraje  – me quede sin palabras –  a penas pude resistir las ganas de llorar de lo bello – neta – bello de este vídeo, de lo grande que es este hombre y hasta guapo, ¡eeh!.

Reflexionemos un poco acerca de lo afortunados que somos  e irónicamente de lo tontos  al, en ocasiones, sentirnos presa del miedo de no poder realizarnos en la vida; cuando todos en el fondo tenemos un potencial indescriptible.

Continue reading