Ella y Él

Él caminaba lento y mirando sus pasos, no estaba triste sino que gustaba de levantar la mirada y sorprenderse. Ella clavaba la mirada en las parejas de los parques, tomadas de la mano, las envidiaba y suspiraba sonriendo, pensando que ya estaba cerca. Todas las noches el cenaba un vaso de leche y contemplaba la Luna…