Un 29 de Mayo logre atar de mis cabos los cordones, de mis zapatos los listones y de mis nervios las razones. Busqué en Google para no perderme pero Google no buscó en mi corazón. De ida me fui en la moto y de regreso subido en emoción.

El 29 de Mayo como a las 7:30am recibí tu mensaje: que entre letras y sonrisas quizás esa tarde te vería. Lo que aquel mensaje no decía; es que yo no imaginaba que en un par de horas mis emociones locas se volvían; cuerdas y bien locas… (Varias veces ese día).

El veintinueve de Mayo tome con mis dedos tu barbilla, jalé tu rostro y sentí un tirón, te girabas distante y me decías que “no”. Y que pierdo mi seguridad en un instante, quedándome expuesto como antes —desnudo— ante tu mirada.

El 29/5 me dispuse a marcharme, pero no podía, algo en mis pies lo impedía; ellos tan sólo en el suelo estaban pegados. Era como sí con solo pensarlo no me dejabas alejarme. Lo intenté pero inútil fue ante tu potente presencia, tus ojos intensos y tu cabello suelto. Estaba en una especie de trance con la niña de los “cielos” y la risa a carcajadas.

El 29 de Mayo me puse y me quité el casco, bajé y subí de la moto. Pensé en quedarme en tu espera y vague por tu colonia, quizás estaba loco pero no podía alejarme.

El 29 de Mayo, México Distrito Federal, el mundo ya pensaba en el mundial, en los amistosos de Hungría contra Alemania y USA contra Turquía, mientras tanto en otras noticias el horóscopo mis números de la suerte advertía 9-24-28 y 40 y que mis colores serían el azul y verde esmeralda. En las iglesias se decía ” – Señor, mi alma tiene sed de ti”

El 29 de Mayo me sujetabas fuertemente de la chamarra, jalabas mi cuerpo hacia ti y me abrazabas, con esos ojos intensos me mirabas y mientras los minutos se volvieron horas sentí lo que nunca antes sentí.

El IIIII IIIII IIIII IIIII IIIII IIII de Mayo te quería y te deseaba, poco a poco me convencía y mientras mi razón discutía fue ese el día en que te miré de brazos cruzados y entonces te cerré el pico. Entre tus jalones se me salió el corazón y quedó prendido a tus manos mientras dirigían en el aire y conmigo su canción.

Un sábado – último – del mes de Mayo me hice el fuerte y valiente cuando en realidad ante tus ojos yo estaba postrado en mi mente, ahí con mi corazón entregado pretendí que no pasaba nada cuando todo había pasado.

“El veintinueve de Mayo Dios sonrió”

El 29 conocí la magia pero “magia-magia” nada de encantos ni embrujos o embrujados. Vi entre las chispas y sentí las mariposas y en un acto aquel día nací entre las emociones.

El 29 de Mayo, me mordí los labios, me arme de valor y quise volver a intentarlo. Te tomé con mis manos y acerque tu rostro al mío, mis ojos a tus ojos, mis labios a tus labios y fue un segundo eterno de un suspiro.

El 29 de Mayo de 2000 y algo. Estuvimos cerca a 20 centímetros, luego 10cm, luego a 5cm, luego a menos…

El 29 de Mayo te conocí y entonces te convertiste en “Alma de mi alma”.

El 29 de Mayo – ese día que fue sábado – de Mayo de aquel año, fue un día corto y largo, corto en la ejecución y largo en el ensayo.

El 29 como casi cada mes de cada cuatro años, fue el día del te quise-te quiero, del te tuve-te tengo, del fuiste mía-soy tuyo.

El 29 ya sabes de qué mes de que año, que te veo en una esquina en mi espera, toda linda con la cabeza suelta, los ojos mojados y el corazón bailando. Que te vuelves loca y que así te quedaste, que tu corazón se te fue a la barriga y que las mariposas a las ideas.

El 5,38516481 al cuadrado; dos y nueve, dos más diez más nueve, que me quiebro y que me doy en cachos, que me regalo como se regalan los abrazos.

Aquel día de un mes de un año, que me quieres, que te amo, que te enamoras, que te abrazo, que me jalas, que me vuelvo tuyo, que te vas a la Luna, que me vuelvo astronauta y te voy buscando, que de todos nos olvidamos, que nos encontramos, que del mundo nos perdemos, que la magia creamos. ¡Que te beso! y felices nos quedamos.

2 comentarios en “29 de Mayo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.