Skip to main content

Había una vez

Había una vez un chico que comenzó a contar una historia, él escribía lo que le llegase a la mente, mezclaba verdades con fantasías, el erotismo de las palabras con la mágica ficción de mundos inherentes.

Él escribía sus historias para ti, porque esperaba que algún día llegases aquí y cayeras en la trampa de sus letras, escribía porque quería encontrarte y una vez presa nunca querría soltarte.

Aún sin conocerte él te imaginaba, así, perfecta como eres. Te esperó detrás de la pluma y el papel, de la rutina de los amaneceres; paciente y anhelante. Te imaginó de mil maneras y te buscó en mil mujeres pero siempre se topo con el mismo fracaso en todas ellas. Ninguna eras tú.

Así que tuvo una loca visión y creo este espacio, donde relataría que de entre todas las mujeres eras tú el motivo de seguir buscando, que de entre todos sus fracasos te encontraría a ti, su ser amado.

Y había una vez una chica que llegó inesperadamente al que creyó un sitio más y sin embargo encontró un extraño resguardo a sus curiosidades y demás. Si bien no dijo nada, supo en ese instante que algo de su esencia allí le esperaba, aunque no supo distinguir si se trataba del antes, del después, o quizás de una vida pasada.

Ella se sonreía al leer sus letras, él continuaba narrándolas con vocación y aunque aún no se conocían; ambos supieron que encontraron el amor.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.