La ilusión es el combustible que arde en el centro de nuestra convicción…

Un combustible que enciende, calienta, da calor y color. Depende de las ilusiones, la forma en que estas iluminen nuestra vida y nos den cobijo o nos extingan rápidamente y hasta nos dejen sin oxígeno.

Nuestra convicción, es el motor, es el medio, es la determinación que nos transportará hasta alcanzar aquello que deseamos y por lo cuál no estaremos dispuestos a rendirnos, aún cuando las ilusiones escaseen, siempre que haya un mínimo de esperanza, los soñadores; tendremos la certeza de que así será.

Y llegado el momento, ambos son esencia.
Y no por alcanzar el sueño, sino son el sueño mismo.

Cómo dije antes, “mi misión no es lograr que me quieras, sino, yo quererte cada día más”

Un comentario en “Convicción”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.