Skip to main content

El ciego y el publicista

Había un ciego sentado en un andén de París con una gorra a sus pies y un pedazo de madera escrita con tiza blanca:

— Por favor ayúdeme soy ciego. —

Un publicista del área creativa que pasaba frente a él, paró y vió una pocas monedas en la gorra.

Sin pedir permiso, cogió el letrero, lo volteó, tomó la tiza, y escribió otro anuncio, volvió a colocar el pedazo de madera a los pies del ciego y se fué.

Al caer la tarde, el publicista volvió a pasar enfrente del ciego que pedia limosna. Su gorra, ahora, estaba llena de notas y monedas.

El ciego reconoció las pisadas del publicista y le preguntó si habia sido él quien reescribiera el letrero, sobretodo queriendo saber lo que habia escrito.

— Nada que no esté de acuerdo con su anuncio, pero con otras palabras. Respondió el publicista y sonriendo continuó su camino.

El ciego nunca supo que en su nuevo letrero decía:

— Hoy es primavera en París y yo no puedo verla. —

Otro

Esta cuenta existe para artículos cuyo contenido pertenezcan a un autor ajeno a este blog o cuyo origen sea desconocido.

Una respuesta a “El ciego y el publicista”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.