Duerme en el calor de tu cama, cobijada con mi amor, cubierta de caricias y rodeada de mis pensamientos.

Siente mi aliento anhelando el sabor de tu piel, sumerge tus sueños en el aroma de mi pecho, piérdete al instante en el que se rinden tus pensamientos, siente nuestros cuerpos funcionar a través de latidos y siéntete muy amada pues te amo y quiero que estés conmigo cada día.

Esta vida mía te pertenece, pues tengo la seguridad de que en un momento sin tiempo seremos uno.

Es hermoso y abrumador alcanzar tal grado de felicidad, jamás en vida habría imaginado ni advertido que no se necesitarían escalas o comparaciones para medir la felicidad. La cumbre es a tu lado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.