Skip to main content

Un caballero

Tanto escuché a las mujeres quejarse de los hombres que aprendí a formarme de sus anhelos y ¡voilá! aparecí.

Cuando era niño, me causaba cierta gracia que las mujeres del instituto se sorprendían al acercarme a ayudarles con sus cargas y menesteres, cuando para mí es lo mínimo que debe hacer un hombre —bueno— así me habían enseñado a ser. Las mujeres no deberían sorprenderse de encontrar caballeros.

Entendí que todos los hombres tenemos pensamientos perversos, sin embargo, lo que nos hace caballeros es canalizarlos en el lugar y momentos apropiados con la persona amada y que así como todos deseamos a una mujer, lo que importa es cuando se desea amarla también. Un conquistador siempre regalará docenas de rosas, pero un caballero plantará un rosal a sus pies. Esto quiere decir que la mayor diferencia de cuando el hombre mira a los ojos de la mujer, es que el caballero mirará sus sueños y se esforzará en acompañarla en el cumplimiento de ellos.

Leyendo aprendí que un caballero tiene la habilidad de ver lo que debería ser por sobre lo que es, por ejemplo, ver a “una esposa” en una mujer, así que hasta cierto punto a uno se le permite temer a un dragón y sus peligros, pero nunca escapar de la lucha en la búsqueda del amor. Un caballero sabe que el mejor regalo para una dama es tan simple como cumplir su palabra, sus promesas.

Los caballeros alguna vez fuimos sapos, pero nos aprendimos a hacer hombres y no importa que encuentres vacíos nuestros bolsillos, porque siempre traemos el corazón lleno y rebosante. No conoceremos la pobreza porque nuestra misión no es por amor, es con amor.

El hombre desea poseer a una mujer, la mujer desea poseer el corazón de un hombre; el caballero desea que ambos se pertenezcan.

Pero sobre todas las cosas, los caballeros queremos lo que los demás hombres llaman imposible y no cedemos hasta hacer nuestros sueños realidad.

 

Mujer, no os sorprendais ni lloréis la falta buena voluntad. Siempre tendréis la oportunidad para educar a vuestros hijos como unos verdaderos hombres, mejor aún, como caballeros.

http://twitter.com/#!/eiran/status/82962915250020354

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.