Habiéndose escapado;
el corazón no es prófugo,
simplemente ha sido olvidado
dado por muerto o por loco.

no importa,
ya ha pasado.

Aunque sus penas no haya pagado,
ha deshecho sus propios pasos
errante en un destino caminado,
regresa buscando sus pedazos.

Se toca el pecho y se mira,
la imagen que se le ha metido
que ha intentado sacarse la espina,
de una tarde, de un descuido;

que iluso y enamorado,
sin percatarse ha sido herido.

En carne viva él le llora,
en carne viva la piensa,
a cada latido implora,
y se da cada día por sí regresa.

Que tonto corazón
que deshace sus propios pasos;
que regresa a su prisión,
a ver si es él;

Esta vez…
quién se clave en ella sus brazos.

Un comentario en “Tonto corazón”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.