Skip to main content

Eres más de lo que crees.

El hombre como un medio.

En el ser humano existen diversas inteligencias. Aunque las opiniones les consideraran con distintos nombres,  básicamente son: ego, superego e inconsciente (id).

Por un momento imagina un cuerpo humano de pie, sin moverse, él esta ahí separado de cualquier inteligencia, es un mero recipiente tal como una computadora sin sistema operativo. Esta “computadora” tiene procesos y funciones básicas, avanzadas, cables y circuitos tal como tú los tienes, de muchas de estas funciones no sabes mayor detalle sobre su operación, sin embargo, siguen trabajando y lo hace armoniosamente para sustentar su propia vida, tal y como pasa con tus órganos humanos. Casi estoy seguro que no sabes (a reserva que seas médico o químico) cómo es que estos funcionan.

Para que esta computadora pueda ser un “ser humano” se necesita del control de distintas inteligencias.

Ego

El ego eres tú, el operador. Así como en este preciso momento estás frente a la computadora dando algunos clics y tecleando direcciones, eres tú quien decide lo que la computadora hará. La computadora por si sola funciona, pero no es productiva ni realizará ninguna tarea que no haya sido previamente programada. Esta ahí, esperando en la pantalla de inicio hasta que tu decidas realizar una acción.

El ego —como bien lo indica su nombre— es quien tiende a creer que lo es todo y es quien decide las acciones del día: se le antoja comer sushi, tiene un color favorito, un libro favorito, elige si sube las escaleras o toma el elevador, se niega, grita, se emociona y llora.

Siendo el operador de la computadora, has colocado un fondo de pantalla a tu escritorio a tu gusto, has personalizado ciertas cosas de tu computadora y al rededor. Quizás sabes cómo cambiar los sonidos, quizás no lo sabes y alguien más decidió por ti. De hecho, hay muchos aspectos de tu computadora —la de verdad— que reflejan cosas de tu personalidad de “ego”.

El ego, se cree ser el “dueño” del cuerpo, es a menudo soberbio y pocas veces considera que “su computadora” funciona gracias a “otras cosas”. A que alguién más pre-programo procesos, rutinas y rasgos de su propia personalidad.

En términos prácticos, ego eres tu en tu estado consciente.

Inconsciente

El inconsciente o id, es el resto de tu cerebro. Es una inteligencia completa que no necesita de un operador, controla hasta el más mínimo detalle de tu computadora. No eres consciente de su existencia porque simplemente funciona, es él quien ordena a tu corazón latir, quien sigue respirando por ti cuando ya no es consciente  de ello.

Pero no solo se limita a las funciones básicas para la supervivencia. Considérala como una persona independiente y completamente distinta a ti. Esta persona ha aprendido ciertas rutinas y creencias, es muy sensible a influencias externas, gran parte de su esquema básico fue programado por tus padres y de toda tu experiencia vivida ha desarrollado creencias y paradigmas.

Muchas personas le temen a lugares cerrados, no saben porque son zurdos o ni siquiera porque su letra tiene ese estilo tan particular al escribir.

Tu inconsciente sabe todo de ti, es el cerebro mismo y sabe porque y para que haces las cosas aún cuando tú mismo crees que decides, sabe aconsejarte haciendote llegar ideas y te manipulará de ser necesario para lograr un propósito, aunque a tu “ego” no le guste.

Tu inconsciente es capaz de captar el más mínimo detalle de tu vida diaria, él recuerda con precisión el color de la corbata del sujeto que te miró feo en el semáforo y obviamente no lo recuerdas. Toda la información que entre a tu persona es analizada por tu inconsciente y regresada al consciente solo lo más relevante.

Tu inconsciente usa el 90% de tu cerebro, tú y si bien te va el 10%.

Así pues, cuando duermes él sigue trabajando re-ordenando tus ideas, la información captada durante el día e incluso en ocasiones, trabajará sobre algunos de tus traumas o situaciones estresantes para que seas capaz de superarlos: he ahí el origen de tus pesadillas.

Siempre trabajara por un bien benéfico para tu cuerpo, pero “ojo”, no para tu “ego”, si no para tu existencia, por lo que en ocasiones podría tener metas e ideas distintas a las que quieres: de ahí tus conflictos existenciales.

En términos prácticos, tú no eres el único “ser” que habita en ese cuerpo.

Hablando de computadoras, la forma en la que alineas los iconos, la combinación de colores, tus bookmarks y esos detalles que no parecen relevantes, reflejan la personalidad de tu inconsciente.

Superego

El superego, es una combinación de ambos que surge cómo resultado con la interacción con el entorno social, moral y propio. Es un sujeto “virtual” limitado por tus creencias y las de los demás.

Habita principalmente fuera de tu cuerpo y se ve reflejado en las personas que te rodean en tus interacciones con ellas. En la idea que los demás tienen de ti y de la idea que tienes de ti mismo.

No puedes controlar lo que los demás creen de ti y muchas veces gracias a creencias y normas sociales, no controlas lo que crees de ti mismo, limitando lo que “tú quieres” por lo que “crees” que es correcto.

Mira al rededor de tu computadora, el desorden u el orden que existe, aquello que quieres reflejar de tu lugar de trabajo y aquello que te es imposible ocultar, tú lo ves y los demás lo ven. Exhibes aquello que te enorgullece y ocultas aquello que te avergüenza. No dejas los condones a la vista de todos ¿cierto?, a pesar que para ti sea lo más normal del mundo —aunque sea sano—, alguna política moral te impide dejar algo que podrías considerar inmoral o no apropiado por lo que los demás digan de ti.

En términos prácticos, el superego es un ser virtual de la percepción de ti mismo y de la de los demás hacia ti limitada por tus creencias.

Resumen.

Reconoce que tu cuerpo es mucho más de lo que ves reflejado en el espejo, no a diario piensas en que tu corazón haya latido lo suficiente o hayas respirado un aire suficientemente limpio, no a diario tomas en consideración de cada órgano de tu cuerpo por muy importante que estos sean.

Eres el resultado de diversas inteligencias e interacciones con el entorno, tu “ego” no lo es todo por mucho que nos aferremos a creerlo. Si logras una correcta comunicación entre tus inteligencias, puedes lograr cosas increíbles, mágicas literalmente.

Y con esto, te preparo para el siguiente artículo que involucra “el poder de tu inconsciente”.

→ Teoria del tiempo unificado

Nota: Todo lo que escribo puede ser refutado, debatido y comentado. Mis palabras,  desde luego, están basadas en mi propia experiencia. Danos la oportunidad de tomar en cuenta una opinión distinta, quizás y con un poco de suerte lo que aquí este escrito no sea solo una locura y nos ayude a ambos.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

2 comentarios en “Eres más de lo que crees.”

  1. No pensé que cuando decías que se había alargado fuera tan enserio, quedó súper genial!

    Es una forma psicológica-filosófica-tecnológica de explicar el pensar y el no pensar, que realmente afirma que no podemos deslindarnos de nuestras poderosas capacidades cerebrales (y que distan mucho de la teoría esa de la telekinesis) xD

    sobre todo me gustó como empiezas con aquella máquina vacía, que cuya esencia la religión llama “alma” y por otro lado, los científicos llaman “mente” y que curiosamente nadie puede ubicar exactamente…

    pero por qué llamas al inconsciente id?? esa es mi única duda…muajajaja

    lo demás…siemplemente WOW

    1. id, es sólo una forma de llamarlo. Tal como los llamaba Freud “yo”, “superyo” y “ello”. La verdad me estresó un poco este artículo porque siento que escribí mucho y poco di a entender, pues en realidad quiero llegar al punto en el cuál puedes convivir y trabajar en conjunto contigo mismo y ampliar la percepción de las cosas.

      Pero sabes, me das mas ideas para seguir escribiendo… =P

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.