Preparatoria 2da parte

← Primera parte

Nos saludamos en la fiesta de fin de año de la empresa, en realidad eran varias empresas pertenecientes a un grupo de empresarios pedorros. Al principio, nos acercaron colegas mutuos y no nos reconocimos (es sorprendente como la gente cambia  con los años), nos saludamos de entre un grupo de siete personas, las manos se cruzaron y algunas mejillas se besaron, yo besé la suya pero no me dí cuenta de que era ella hasta que dijeron su nombre.

—Te presento a Roxanne.

¡No putas vergas pinches mames!, el dolor de huevos me regresó de inmediato como un pellizco. Los dos abrimos los ojos grandes grandes y pusimos cara de “no, no puedes ser tú”. Pero sí, eramos nosotros.

Queríamos saber el uno del otro, así que discretamente nos fuimos apartando de nuestros respectivos grupos intentando no hacer tan evidente que nos conocíamos de antes. Tardamos poco más de media hora para estar solos y apartados, bebiendo champagne y platicando tendido, poniéndonos al tanto.

Continue reading