Almas gemelas.

En un principio, el hombre era un ser perfecto, puro  y carente de sexo. Para prevenir que cayera rendido ante su propia vanidad, Dios le dividió en dos partes; creando de esta manera los sexos.

Su misión, su única misión fue la de volver a unirse y regresar a su estado original de perfección.

Continue reading