¿Será tu estatura? Justo a la altura de estos lazos que tengo sujetos en los hombros, que una vez que amarran no te sueltan de entre sus nudos.

¿Serán tus ojos? Esos dos hoyos negros, esos portales tuyos a las dimensiones más profundas de la consciencia, esas dos monedas brillantes que ningún barquero se atrevería a tomar; esos ojazos decorosos negros de cafés de mieles multicolores de un erótico mirar.

Serán entonces tus pestañas. Esas ráfagas que coquetas bien pueden arrasar a un pueblo de un pestañear convertido en huracán. Esas que se mojan discretas y se vuelven brochas que pintan colores transparentes en tus mejillas, que con sólo verte pueden conmigo acabar. Esas que cuando se cierran lo dejan mudo a uno como esperando que el telón se abra ante la impaciente expectativa y cuando se cierran ante la ahogada tragedia, la maravillosa seña de que algo está punto de pasar.

Será pues —seguro— tu cabellera, esa melena abundante como jungla de la cuál asoman mis dedos, escondite de tus senos, los hilos que me caen en la cara cuando me amas sin parar, larga y tupida, suave y cambiante cual humor. Esa maga que llega con cabello quebrado de tintes felinos y parte lacia y correcta según la ocasión.

Continue reading

Coincidir

Estoy más que agradecido por coincidir en este siglo contigo, por toparnos estando vivos y no leernos escritos en libros; esas historias que nos hacen añorar ser parte de la memoria de alguien más. Y para mí lo es todo, porque no eres una película que me hace llorar, ni los consejos de la abuela que uno debe apreciar, no eres una heroína ni princesa de un reino alejado, no eres aquella musa de un poeta agraciado, ni las esculturas ni cuartillas escritas de un amor pasado.

Y para mí lo es todo, porque seguramente de no haber sido mi presente me hubiera de otra enamorado; quizás de Sor Juana, la Maid de Orléans o de algún personaje de Jane Austen, serías todo lo que en una mujer quisiera encontrar, — serías —  porque estarías en la ficción de un par de letras impresas, buscándonos en otros y vagando como fantasmas en las empolvadas bibliotecas, añorándonos de un libro a otro.

Continue reading

No es.

No eres tú,
ni soy yo, ni la Luna,
ni la noche azul.

No es esto,
ni aquello, ni lo otro,
ni los cientos de pretextos.

No es el destino,
ni las circunstancias, ni los obstáculos
o si tu madre nunca lo quiso.

No es la distancia,
ni tu ausencia y lejanía,
ni siquiera es Francia.

Continue reading