La razón

La razón es algo que todos tienen, pero nadie comparte. Es un duende malicioso que coexiste con nosotros cuando estamos despiertos, duerme — afortunadamente — cuando nos vamos a dormir, aunque algunas noches se aferra a no ser abandonado a su suerte, le da vueltas a la cama y hace ruido en nuestra mente, grita como un niño chillón que reclama atención.

La razón es un semi-Dios malhumorado que se cree mejor que todos pero jamás puede demostrarlo, cuando vuela le pesan los pies y cuando corre siempre tropieza, nunca está de acuerdo ni con los humanos ni agradecido con su Dios, su egoísmo lo retrae como un perro solitario que muerde de ser molestado; pero solitario — a fin de cuentas — y hambriento — como todos — por ser acariciado.

Continue reading

El miedo

El miedo, no es más que la reacción natural de las personas cuando llegan a cierto límite en sus creencias, es como llegar hasta ese punto de la calle y a partir de ahí en adelante; se encuentra  lo desconocido.

Las personas vivimos con el aprendizaje heredado de nuestros padres, religión, escuela, sociedad, etc. Se nos enseñó de ética y de moral, lo que es correcto e incorrecto, nos amaestrearon cual cachorros con castigos y premios.

Pocas veces nos enseñaron a ser críticos, buscar nuestras propias respuestas a prueba y error, pues muchas veces dichas búsquedas involucraban desarmar o romper algo, no se nos enseño a cuestionar a la autoridad (pues los padres son figuras de autoridad a fin de cuentas). Así que, cuando el sacerdote, la maestra o la tía decían que algo estaba mal, pues estaba mal.

Continue reading