Imperfecto, justo como debo ser.

Algo dentro siempre me ha inspirado a ser mejor, ir en busca de una meta más grande siempre que logro la cumbre de la anterior. Aprendí que el éxito es instantáneo, es efímero y que en realidad la meta no es lo más importante; sino el camino, el recorrido en sí es la vida.

El camino; representa el riesgo y el empuje, las caídas y la voluntad de seguir aunque duela, representa el esfuerzo y el amor por lo que se hace, la perdida del rumbo y la determinación de caminar aunque no se tenga certeza ni seguridad.

Continue reading